13.2.05

Boira

La boira
tot ho disfrassa
de desig
i d´anyorança.
Els records,
la mancanssa…

La boira,
aquesta nit,
emmetzina l´ànima.

9.1.05


Rafael Verdera.El tatarabuelo de los barcos mallorquines,s.XIX.

7.1.05


Margaret Cameron


Margaret Cameron (Watts 1865)

6.1.05


Margaret Cameron (Beatrice 1865)

4.1.05

Help!

Empiezo a creer que soy la reencarnación de Tom Hanks en “Esta casa es una ruina “, mi casa esta en obras y mi vida se ha vuelto caótica. Por lo menos no he perdido el sentido del humor y eso que hay tal agujero en el cuarto de baño que parece q mis vecinos y yo vivamos en una comuna. El abismo comunica con los vecinos de al lado, los de arriba y los del bajo, lo cual crea una cacofonía interesante cada vez que abro la puerta del baño, todos los ruidos cotidianos se mezclan alocadamente y entran a presión en mi casa. Se acabó la paz y tranquilidad, ya no consigo leer, ver una película y ya no digamos estudiar, que alguien lo intente cuando los albañiles trabajan o tus vecinos están pegando el polvo del siglo sobre tu cabeza (¡por Dios, que ya tenéis un crío que no para de llorar!, ¿qué vais, a por la parejita?). Ir al baño se ha convertido en toda una aventura porque como no seas un poco exhibicionista no tiene mucha gracia que te vean sentada en el water, bueno quizás al marques de Sade le habría encantado pero yo no estoy por la labor y menos cuando tu vecino germano-gay te sonríe desde abajo mientras te pregunta:
“Hallo, wie gehts?”
“¿A ti que te parece?”
“Was?”
“Nada hombre...morgens!”
“Ach so, morgens!”
Maldito el día en que se me ocurrió intentar practicar alemán, estaba mejor haciéndome la sueca…
He intentado poner cartones para tapar el magnifico agujero, Hawking alucinaría, pero todos terminan cayendo en casa de mi teutónico vecino, con el consiguiente cabreo del mismo.
Afortunadamente a los de arriba no los veo pero ya han conseguido que tararee las canciones de Bisbal (¡horror!), y que envidie su vida sexual (¡yo quiero un marido así!).
Mis ancianos y encantadores vecinos de al lado se autoexiliaron en cuanto vieron como estaba el patio, tal y como me comentó ella: “Nina, noltros tenim pis a Ciutat”, que nivel…
Mención a parte merecen los albañiles-fontaneros que están intentando reparar el desmadre y poner orden en nuestras tuberías-regadera, son todos argentinos y zalameros a mas no poder, “Vos, una piba tan guapa, ¿cómo es que vivís sola?”,”No te preocupes linda, quitamos la bañera para cambiar la tubería, pero si querés venid a mi casa a ducharte”…Cada día se superan, de verdad, ¿o es que a vosotros os da dos besos el fontanero cuando llega? Al final me he inventado un novio deportista, alto e increíblemente celoso que ha conseguido que cesen las invitaciones de todo tipo, desde la inocente con segundas de “tomar un cafelito” a las directas como “yo cocino muy bien, un día venid a cenar a mi casa y lo comprobás”(a todo esto ponerle acento argentino-meloso) genial, para una antología del ligue chungo…
Y lo que esta obra faraónica esta consiguiendo es que viva como un caracol con la casa a cuestas, tengo que lavar la ropa en casa de mi madre (si, para mas desgracia tenia la lavadora en el baño y ahora no puedo usarla), ducharme en casa de mi hermana, mi vida social se resiente y no hablemos ya de mi vida intelectual. Me he vuelto aburrida, solo se hablar de tuberías, albañiles y presupuestos, no consigo leer ni estudiar… ¡como no terminen pronto me convertiré en una ameba boba!
Menos mal que hay gente que no deja que eso pase…

17.11.04

Batec.

La nit esqueixada
en mil espurnes de plaer,
la natura atraient,
el crit de l'abisme.

La silent musica dels cossos,
els misteriosos remors de l'amor,
la conversa de les mans.

L'eufòria dels exploradors,
el fervor dels nous creients,
la dolça fatiga de la gustosa batalla.

Onades de vida
impulsen el cor dels amants,
onades que desfan la por.



13.11.04

Lo fatal. Rubén Darío.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.


Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido, y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida, y por la sombra, y por


lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,


¡y no saber adónde vamos,
ni de donde venimos…!